Las serpientes más peligrosas del mundo

El planeta tierra dispone de una variedad inmensa de especies animales, muchos de ellos conocidos y otros tantos esperando ser descubiertos. Y aunque la mayoría son indefensos, hay animales peligrosos a los cuales hay que tenerles especial cuidado.

Hablando de este tema salen a relucir las serpientes, como una de las especies más temidas a lo largo de la historia de la humanidad, tanto por su apariencia como por su fuerza y otras características propias de su naturaleza depredadora.

Conoce 5 de las serpientes más peligrosas del mundo

A continuación, te explicaremos brevemente cuáles son algunas de las serpientes más peligrosas que habitan en nuestro planeta y sus características más resaltantes:

Víbora de la muerte

Su nombre lo dice todo, y es que la víbora de la muerte es una de las serpientes venenosas más letales en el mundo. Esta es nativa de Nueva Guinea y de la costa este australiana.

Una de las cosas que más atemoriza de este animal es que logra paralizar a sus víctimas rápidamente, porque su veneno se compone de una neurotoxina postsináptica que afecta a nivel muscular.

Otra rareza es su método de caza, pues es bastante sutil, ya que se camufla y va engañando a su presa lentamente, empujándola hasta el lugar de su preferencia para luego atacarla. Además, llama la atención de otros animales girando su cola alrededor de la cabeza.

Mamba negra

La temible mamba negra habita en África, tanto en las colinas del este como en las del sur. Su longitud promedio es de 2 metros y medio, su color de piel es de un tono verde oliva y asombra a cualquiera con su velocidad de 20 kilómetros por hora.

Cuando ataca parece que vuela de lo veloz que se mueve, y con solo inyectar una gota de su veneno llega a causar la muerte. Algo muy curioso es que las tribu del continente africano le atribuyen poderes mágicos.

Cobra filipina

Es propia de la zona norte de Filipinas, en donde suele salir en busca de sus alimentos favoritos: ranas, ratones, aves y mamíferos de pequeño tamaño. Pero que esto no te confunda, porque son extremadamente mortíferas para el ser humano.

Pueden escupir su veneno a distancias mayores a 3 metros, y este hace que la víctima muera en un período de 30 minutos, debido a que afecta directamente en el aparato respiratorio y en el corazón.

Taipán de la costa

Aunque estas víboras no muestra interés en el ser humano, lo podrían atacar si se sienten amenazadas de una u otra forma; y lo más terrible es que el mismo acaba con la vida de una persona en cuestión de pocos minutos.

Se le halla en Papúa Nueva Guinea y al este y norte de Australia, y algo sorprendente es que cambian el color de su piel de acuerdo a las temperaturas que detecten, lo quizás les ayude a camuflarse.

Serpiente tigre

Esta es otra serpiente originaria de Australia y son sus características físicas las que le dan honor a su nombre, ya que dispone de bandas amarillas y anchas alrededor de su cuerpo, similares a un tigre.

Pero lo más aterrador es que su veneno es tan potente que mata a las personas en el 75% de los casos. Y su ritual de ataque es digno de ser documentado, porque dirigen su cuerpo erguido hacia la victima, inflándose y desinflándose, a la vez que producen un silbido. ¡Una verdadera película de terror!