11 Curiosidades de los Tiburones

Los tiburones son animales que habitan en todas las aguas de nuestro planeta, siendo los depredadores marinos más antiguos, ya que han logrado evolucionar y adaptarse después de su aparición en el periodo Devónico (hace más de 400 millones de años).

En la actualidad, existen alrededor de 400 especies producto de dicha evolución, todas ellas con distintivas características, de las cuales podemos señalar curiosidades de los tiburones que te dejarán atónito. A continuación, te describimos las más impactantes:

curiosidades tiburones
  1. Respiran por las branquias. Muchas personas se preguntan cómo respira un tiburón, y es que, a pesar de que poseen orificios nasales, no tienen una nariz como tal. Pues bien, debes saber que los tiburones toman cantidades determinadas de agua por la boca, la canalizan hacia los filamentos branquiales y le dan salida por las hendiduras branquiales, obteniendo así el oxígeno disuelto en el agua y enviándolo hasta el torrente sanguíneo. Pero lo que es aún más sorprendente es que muchas especies tienen que estar en constante nado para poder respirar, mientras otras pueden mantenerse inmóviles mientras ejecutan esta función.
  2. Detectan campos electromagnéticos. Algunos de estos peces cuentan con las llamadas Ampollas de Lorenzini, las cuales están ubicadas debajo de su piel. Estas son capaces de detectar campos electromagnéticos, lo que les sirve para cazar, al ubicar presas que estén escondidas o camufladas, y para alejarse de posibles depredadores.
  3. Les temen a los delfines. Al parecer los aterradores tiburones tienen un punto débil, y se trata de los delfines. Y es que se observa un comportamiento escurridizo ante la presencia de estos mamíferos, sin embargo, los científicos aún no logran determinar cuál es la verdadera causa de ello; aunque hay fuentes que indican que se debe a que los delfines viajan en grandes grupos y preparan defensas muy efectivas.
  4. Los escualos más grandes. El tiburón ballena se lleva el puesto número 1 en el listado de los tiburones más grandes del mundo, con un máximo de 12 metros de largo; a este le sigue el tiburón peregrino, con hasta 10 metros de largo. Y, aunque ya está extinto, el tiburón más imponente de la historia fue el megalodón, con unos 18 metros de largo aproximadamente, el cual llegaba a consumir hasta ballenas.
  5. No poseen huesos. A pesar de que muchos tiburones se ven robustos, carecen de huesos en su totalidad, en cambio, el esqueleto se compone de cartílago. Esta es la principal razón de que sean tan ágiles, veloces y flexibles.
  6. Inofensivos ante los humanos. A lo largo del tiempo se ha establecido la creencia de que los tiburones se comen a los seres humanos, pero esto ha sido desmentido científicamente. Y es que los registros de ataques de tiburón son muy pocos, y la mayoría han sido provocados o se tratan de hechos aislados sin la intención de consumo. Es importante señalar que tan solo 12 especies se tornan agresivas en presencia de personas, entre ellas el tiburón tigre, tiburón sarda, tiburón toro y, por supuesto, el gran tiburón blanco.
  7. Más de 3.000 dientes. Los tiburones cuentan con entre 5 a 15 filas de dientes en cada una de sus mandíbulas, y la cantidad de piezas dentales varía de una especie a otra; por ejemplo, el tiburón blanco siempre posee unos 3.000 dientes en total. Algo muy interesante es que estos los mudan cada semana, por lo que a lo largo de la vida de un escualo se pueden crear hasta más de 20.000 dientes.
  8. Un tiburón que camina. Aunque no lo creas, el tiburón Hemiscyllium ocellatum, conocido como pintarroja colilarga ocelada, es capaz de usar sus aletas para gatear entre los corales, a la vez que caza, lo que le da la apariencia de estar caminando. Aunado a ello, puede contener la respiración por largos períodos de tiempo (60 veces más que los seres humanos).
  9. Mueren cientos de millones. Lamentablemente los seres humanos no dejan de practicar la pesca ilegal, lo que causa la muerte de al menos 100 millones de tiburones y de rayas por cada año (según un informe del 2013); produciendo la extinción de muchas especies y llevando a otras al borde de la misma.
  10. Tres formas de nacer. Existe confusión respecto a la manera en cómo nacen los tiburones, y la respuesta a ello es que los escualos tienen 3 formas de reproducción que determinan su nacimiento; la primera es la ovípara, por medio de la cual las hembras colocan huevos y después de un tiempo estos eclosionan; la segunda es la ovovivípara, en este caso la hembra incuba a los huevos en su interior, hasta que las crías se desarrollan por completo, posterior a ello, realizar la puesta y el huevo eclosiona inmediatamente; y la última es la vivípara, aquí las crías se gestan dentro del útero, hasta que alcanzan un tamaño adecuado y son dadas a luz.
  11. Canibalismo entre crías. Parece mentira, pero hay muchas especies de tiburones que practican el canibalismo cuando son solo unos embriones. Y se cree que esto lo hacen como forma de preparación a los actos naturales de depredación, como garantía de supervivencia y para aumentar las posibilidades de apareamiento. De hecho, algunos embriones comen a sus hermanos cuando aún estos están dentro de los huevos y otros cuando ya han eclosionado.