¿Cómo debe ser la alimentación de vacas y terneros?

Cuando hablamos del ganado vacuno nos referimos a la vaca, al toro y a sus crías o terneros. Estas especies son muy útiles para el ser humano, pues colaboran en la ejecución de actividades y forman parte de la cadena alimenticia.

No obstante, cada uno de ellos requiere de cuidados cuando están bajo la mano del hombre. Y uno de los focos principales para garantizar su salud es brindarles una alimentación adecuada, siendo eficaz acudir a una tienda online de nutrición animal.

Todo sobre la correcta alimentación de vacas y terneros

A continuación te explicaremos cuáles son los alimentos correctos a suministrar para tu ganado vacuno, así como sus necesidades nutricionales y las enfermedades que ocasiona una deficiencia alimentaria:

Alimentos idóneos para vacas y terneros

Adultos

Los ejemplares adultos necesitarán alimentarse con porciones ajustadas a su tamaño, las cuales pueden estar comprendidas entre: forrajes (pasto y hierbas), diferentes tipos de pastos, mucho líquido y los suplementos alimenticios que sean necesarios.

Es importante señalar que, en el caso de las hembras en estado de gravidez, se produce un aumento importante en el consumo alimenticio. Y, de igual forma, se deben brindar cuidados adicionales en la dieta postparto.

Terneros

En cuanto a los terneros, entre los primeros 2 a 3 meses de vida es fundamental que se alimenten de la leche de su madre; pues aún no tienen totalmente desarrollados sus estómagos y cualquier alimento sólido podría ser perjudicial.

Sin embargo, aquellos que estén siendo criados por los seres humanos pueden ingerir la el calostro y la leche maternizada a través de tetinas para terneros. E inclusive, los concentrados especializados son una buena alternativa.

Necesidades nutricionales

Aunque las necesidades nutricionales se ven afectadas por el tipo de bovino y sus condiciones particulares, en líneas generales deben consumir una dieta que contenga:

  • Agua: para los terneros varía entre 5 a 15 litros por día y para los adultos ronda entre los 15 y 150 litros al día (de acuerdo a las cantidades que estén produciendo).
  • Vitaminas y minerales: vitaminas A, E, D, K y del grupo B, calcio, fósforo, magnesio, cobre, cobalto, selenio y yodo.
  • Fibra: la gran mayoría se obtiene del consumo de la materia seca.
  • Energía: carbohidratos y grasas (estas ultimas aplican solo en ciertos casos).
  • Materia seca: forraje u otras.
  • Proteínas digestibles

Consecuencias de la deficiencia alimentaria

Las deficiencias alimentarias suelen presentarse cuando algún mineral, vitamina o proteína no está presente en el organismo o cuando sus niveles son muy bajos. Y en breve te explicaremos las consecuencias más comunes de ello:

  • Raquitismo: se trata de la deformación y/o rigidez de cualquier parte del cuerpo. Esta se puede producir durante el periodo de gestación o mientras se lleva a cabo el desarrollo del animal.
  • Osteomalacia: provocada por la falta exagerada de calcio, es capaz de dejar todo el sistema esquelético vulnerable.
  • Degeneración muscular: se debe a la poca ingesta de pasto y trae consigo debilidad en los músculos (sobre todo en los que se ubican en el cuello, las patas y el corazón), dificultad para caminar y para pararse.
  • Anemia: ocurre tras la falta de vitamina E, y produce un descenso de la hemoglobina y distintos desórdenes metabólicos.
  • Afecciones neurológicas: son frecuentes en bovinos que no estén recibiendo suficiente vitamina B12. Las consecuencias son una producción errónea de glóbulos rojos y el impacto negativo a nivel neurológico.