Carpintero Imperial: extinto desde 1956

El carpintero imperial (Campephilus imperialis) fue una especie de apariencia llamativa que perteneció a la familia Picidae.

También llamado picamaderos imperial, ha sido considerado en peligro crítico por la IUCN, aunque no han surgido informaciones en la actualidad, catalogado por ende como uno de los animales extintos.

Características generales Campephilus imperialis

carpintero imperial extinto

Al inicio de su vida sus colores eran más opacos de tonalidad parduzca, pero al crecer los especímenes adultos se volvían más llamativos.

Los machos por un lado tenían un copete característico de color rojo, así como una mancha roja en el pecho. Las hembras por el otro lado tenían un copete de color blanco.  

Su plumaje del torso y lomo eran negros, mientras que su pico era de un color café muy claro o a veces con zonas en color blanco y negro.  

Su altura solía ubicarse entre los 51 a 55 centímetros, aunque existen registros de ejemplares hallados que excedían esta altura llegando incluso a los 60 centímetros; esto sin duda alguna le permitió cuando existían ser catalogados como la especie de aves carpinteras más grande del mundo.

Hábitat del Carpintero Imperial

Su hábitat principal se encontraba ubicado en los bosques templados y fríos de México, pues era endémico de este país, viéndose en el sur de los Estados Unido.

Su distribución era de forma homogénea a lo largo de la sierra madre occidental de México en Sonora, Chihuahua, Durango y Nayarit. De igual forma existían poblaciones aisladas en el oeste de Jalisco y Michoacan.

Los carpinteros imperiales habitaban las zonas provistas de árboles muertos, usando su poderoso pico, solían martillar la corteza de los árboles en la búsqueda de insectos en el interior de ellos, esto les otorgaba un papel muy importante como elementos que controlaban la superpoblación de sus presas (insectos).

Causas de la extinción del Carpintero Imperial

extinción del carpintero imperial

Se extinguió extraoficialmente en 1956; la principal causa de su desaparición fue la pérdida progresiva de su hábitat por la tala de madera ejercida por la industria maderera.

La caza furtiva también jugó un papel en contra de la sobrevivencia de esta especie, y es que resultaba muy sencillo matarlos porque eran aves llamativas fácilmente identificable entre los árboles para dispararles.

Otro motivo por el cual fueron cazados es porque se empleaban en la elaboración de algunos compuestos medicinales. Todo esto fue determinante para desaparecer al carpintero imperial.