Alfombras de olfato: la solución que propone un buen adiestrador canino

Cuando se tiene un perro en casa y se requiere enseñar pautas de conducta, recurrir a la ayuda de un experto puede considerarse algo no tan necesario. Sobre todo, porque generalmente se piensa que los perros se pueden ir educando por cuenta propia.

Sin embargo, lo cierto es que algunas de sus conductas y reacciones pueden ser las menos esperadas y, en ocasiones, difíciles de controlar si no se conoce la manera correcta de hacerlo. Es por ello, que acudir al servicio de un adiestrador canino puede ser la mejor solución para corregir los comportamientos reactivos de tu mascota.

Sin duda alguna, un adiestrador canino será el mejor capacitado para realizar el diagnóstico adecuado sobre esos comportamientos y reacciones que tu perro podría presentar por razones (generalmente) relacionadas al estrés, el miedo o la ansiedad propia de su proceso de socialización.

Pero, ¿cómo saber si se requiere de un adiestrador canino? Te explicamos algunas señales que te pueden ayudar a identificarlo y, además te contamos sobre una de las herramientas más eficientes para estimularlos y mantenerlos calmados; las alfombras de olfato.

¿Cuáles son las principales señales de que se necesita un adiestrador canino?

Tal como lo mencionamos al principio, la mayoría de las conductas reactivas de los perros, son producidas por las emociones que resultan del sentir miedo, ansiedad o estrés. Y estas, a su vez, pueden ser producidas porque muchas veces no logramos comprender el porqué de sus comportamientos.

Por lo tanto, cuando un perro muerde los muebles, no hace sus necesidades en el lugar indicado para ello, sale a la calle y pelea con otros perros o mascotas, ladra de manera incontrolable y destroza todo lo que le cause curiosidad, evidentemente está mostrando señales de que no está cómodo, no está siendo comprendido y requiere de un adiestrador canino.

Es importante atacar estas emociones apenas de identifiquen, puesto que, si se descuidan, la calidad de vida del perro estará cada vez más perjudicada; al igual que su comportamiento y sus reacciones en general.

Soluciones que puede proponer un adiestrador canino

Siendo expertos en el entrenamiento canino, un adiestrador será capaz de realizar un diagnóstico relacionado al comportamiento de la mascota y, así mismo, de generar el procedimiento indicado para comenzar a erradicar la problemática.

Una de las soluciones que generalmente propone un adiestrador canino es complementar el entrenamiento en casa; no sólo a través de la realización de ejercicios, sino también a través del uso de herramientas que ayuden a que el perro estimule sus sentidos y así permanezca en calma.

Un ejemplo muy adecuado para cubrir esa necesidad, se logra con las alfombras de olfato. Éstas lucen tal cual como una alfombra común. Sin embargo, se diferencian y son especiales para los perros, porque suelen contar con bolsillos o tramos en los que se puede colocar comida o premios por buen comportamiento.

Además de ello, lo que logran es que el perro estimule su olfato (el sentido más importante para los perros) y así pueda mantenerse más relajado, con mejor estado de ánimo y cultivando incluso su buena memoria.

Beneficios de utilizar alfombras de olfato para perros

  • Se estimula su aprendizaje y su memoria.
  • Logra que se mantengan en calma y distraídos.
  • El perro comienza a identificar los lugares y las cosas.
  • Es ideal para colocar premios.
  • Su conducta reactiva se va controlando poco a poco.