Adiestramiento canino con métodos positivos

El adiestramiento canino es una de las primeras necesidades que presentan los perros en su proceso de socialización. Dado que, como los seres humanos, necesitan adaptarse a su entorno, es importante generar para ellos desde un ambiente saludable y organizado, hasta un buen trato en su entrenamiento y vida cotidiana.

De primera mano, seguramente esa será tu disposición. Sin embargo, sabemos que entrenarlos y enseñarles a comportarse de manera correcta, puede no ser una tarea del todo sencilla, dado que requiere de mucha paciencia y dedicación constante.

Es justo por ello que algunas personas prefieren recurrir a técnicas de adiestramiento que se basan en generar incomodidades a los perros para que éstos dejen de tener ciertas actitudes o comportamientos. Y aunque, ciertamente, éstas logran enseñarlos a largo plazo, también existen otros métodos de adiestramiento canino que son denominados como positivos.

Técnicas de adiestramiento canino

Aunque son muchas las técnicas que existen, entrenar a los perros con métodos de reforzamiento positivo, nos permite disfrutar de una mascota más saludable, activa y con buen comportamiento.

Algunas estas técnicas o métodos positivos son:

Reforzamiento positivo

Se trata de un método de adiestramiento en el que se busca que la conducta de la mascota sea motivada a realizarse de manera correcta y constante; esto se logra a través del otorgamiento de premios al cachorro cada vez que realice determinada tarea o simplemente tenga un buen comportamiento a través de lo enseñado.

El objetivo de este método es incentivarlos a tener una conducta positiva, dado a que tendrán un premio como consecuencia de su buen comportamiento.

Ahora bien, el truco aquí está en combinar este método con otro de características también positivas, puesto que, al observar un buen comportamiento, no sólo suma el darles un premio, sino también felicitarles y continuar con el proceso de motivación y adiestramiento a través del uso de comandos preestablecidos y repetitivos.

Recuerda que el proceso de entrenamiento requiere paciencia, compromiso, dedicación y repetición. De esa manera, los resultados se podrán ver pronto.

Otras técnicas utilizadas para complementar el reforzamiento positivo

Como no se trata únicamente de dar premios por el buen comportamiento, sino también de entrenar y motivar a la mascota, es importante combinar el método de reforzamiento positivo con otros que lo hacen mucho más efectivos.

Así como el reforzamiento positivo resulta una ventaja para que el perro asuma que realiza bien una tarea o un comportamiento (sobre todo básicos), el uso del “adiestramiento con Clicker”, puede ayudar a que ellos logren identificar el momento exacto en el que su conducta fue positiva.

Este método se trata de la utilización de un dispositivo que emita un sonido clave (como un silbato) en el momento en el que el perro realizó bien una tarea o tuvo un buen comportamiento; su uso repetitivo le hará comprenderlo.

De manera diferente ocurre con el método espejo. Este es también uno de los más utilizados en el adiestramiento canino y resulta muy positivo, dado que consiste en proporcionar al perro la compañía de otro (ya adiestrado) para que funcione como modelo y ejemplo de comportamiento.

Lo mejor de esto, es que se puede aplicar desde que el perro es cachorro hasta que incluso está en la etapa de la adultez. Y así, con el uso de estos métodos positivos de adiestramiento es como se evitará cualquier experiencia negativa o desagradable para su mascota, además de que se le motivará en todo momento al buen comportamiento.